Tras desplome histórico de la Bolsa de China, el dólar llega a los 17.57 pesos en México
diciembre 10, 2015
La NASA halla el primer planeta en zona habitable más similar a la Tierra
diciembre 10, 2015

La deuda pública ya es un riesgo: podría llegar al 90% del PIB del país, alertan analistas

Ciudad de México, 14 de septiembre (SinEmbargo).– La deuda pública de México se ha incrementado 10 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) en cuatro y para el año 2030 podría llegar a representar el 90 por ciento de la producción del país, pues cada año el Gobierno federal destina un punto porcentual adicional al servicio de la deuda, alertaron especialistas.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en 2012 la deuda representaba el 38.5 por ciento del PIB, mientras que para 2016 se espera crezca entre un 47 o 48 por ciento.

“Hablar de un “47 por ciento es alto, porque México es un país que paga una tasa de interés del 7 por ciento cuando emite bonos de 10 años”, afirmó Luis de la Calle, economista y director de la consultoría De la Calle Madrazo, Mancera (CMM).

Por su parte, Héctor Villarreal Páez, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), explicó que la Secretaría de Hacienda pronosticó hace cinco años que se tendría una deuda de 34 por ciento al cierre de 2016. Sin embargo, “para nosotros es muy claro que esto no es sostenible”, por lo que en 15 años podría incluso alcanzar el 90 por ciento de la producción del país.

Datos del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) detallan que la deuda neta del sector público federal al 31 de marzo de 2015 ascendió a 7.1 billones de pesos, equivalentes al 40.9 por ciento del PIB, de los cuales el 27.4 puntos correspondieron al componente interno mientras que el restante 13.5 por ciento se asocia a la deuda externa.

El documento amplía que al primer trimestre de 2015, el saldo de la deuda interna neta del Sector Público Federal se ubicó en 4 billones 763 mil millones de pesos, mientras que actualmente hay una deuda de más de 7 billones de pesos corrientes, lo que significa el 18.4 por ciento más de lo registrado el año pasado; es decir, la deuda incrementó 1.1 billones de pesos en tan sólo un año.

En ese sentido, Villarreal comentó:

“El endeudamiento del sector público sigue subiendo y si bien en niveles absolutos no estamos todavía en un nivel alarmante, sí tenemos una tendencia muy preocupante”.

Respecto a la deuda exterior, al cierre del primer semestre de este año el monto de la deuda externa neta es de 81 mil 69 millones de dólares, que representa 21.7 por ciento del endeudamiento total y el 78.3 por ciento restante está contratado en pesos, según cifras de la Secretaría de Economía.

De acuerdo con los criterios generales de Política Económica, “en el ámbito externo la estrategia del Gobierno Federal ha estado encaminada a mejorar los términos y condiciones de la deuda externa y fomentar la liquidez de los bonos de referencia del Gobierno Federal. Durante el presente año se han realizado operaciones de financiamiento en los principales mercados globales y en las principales monedas”.

DEUDA Y CRECIMIENTO EN LOS ESTADOS

Cifras de la SHCP informan que la deuda pública nacional casi se triplicó en ocho años al pasar de 186 mil 470 millones de pesos en 2007 a 509 mil 690 millones de pesos en el último trimestre de 2014, lo que representa 3.1 por ciento del PIB.

El primer lugar de endeudamiento de las entidades federativas lo ocupa lo ocupa el Distrito Federal, con una deuda de 66 mil 881 millones de pesos, seguido por Nuevo León con 61 mil 180; el tercer lugar lo ocupa Chihuahua con 41 mil 894 mil millones de pesos, Veracruz con 41 mil 355 millones de pesos y luego el Estado de México con 39 mil 507 millones.

Los otras cinco posiciones las tienen Coahuila con 34 mil 862, Jalisco con 26 mil 387 millones, Quintana Roo registra 21 mil 174 millones, Chiapas 20 mil 140 y Sonora 19 mil 804 millones de pesos.

Sin embargo, los estados que podrían calificarse como los más críticos son Nuevo León y Chihuahua por llegar hasta cuadruplicar sus adeudos o por aparecer en el top de la lista siempre. La deuda en Chihuahua representa el 9.0 por ciento del PIB, mientras que la que le sigue, Quintana Roo, es de 7.4 por ciento.

Para los especialistas Luis de la Calle y Viridiana Ríos, algunos de los factores importantes que frenan la economía y el crecimiento del país son: la dependencia que tiene México de los ingresos petroleros, que pocos recursos se destinan a la inversión física y que los estados que registran mayor crecimiento son aquellos que son exportadores y la falta de un Estado de derecho.

Las entidades que más crecieron durante el último año son Querétaro con un porcentaje de 12.3 por ciento, seguido de Guanajuato y Nayarit, mientras que Tabasco, California, Michoacán, Chiapas ye registraron bajo crecimiento; el peor fue Campeche al tener un crecimiento de -6.8 por ciento, precisamente por considerarse dependiente del crudo.

El economista agregó que también influyen los conflictos sociales como es el caso de Michoacán, la crisis de Petróleos Mexicanos (Pemex) y problemas del agua.

“En México tenemos un problema de crecimiento, es cierto, pero no de manera uniforme. No es lo mismo que se vive en Querétaro que lo que pasa en el Distrito Federal o en el Estado de México donde las condiciones son diferentes”, detalló.

Los especialistas explicaron que los estados que mantienen relaciones comerciales externas tienen una mejor economía, así como los que invierten en diferentes actividades industriales y no sólo se dedican a las endémicas como la minería o la energía eólica, ya que cuando hay crisis como la de petróleo se quedan sin actividad que genere mayores importaciones.

Viridiana Ríos agregó que para mantener el crecimiento del país y que éste no siga dependiendo de los ingresos petroleros no sean el gobierno federal debe hacer ajustes tributarios “parte de las recomendaciones que hacemos es que se empiece con un IVA [Impuesto al Valor Agregado] generalizado; se aumenten los impuestos al consumo y se reduzcan los impuestos al trabajo.

“En México es dos veces más caro trabajar que consumir”, afirmó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Abrir la barra de herramientas